La sociedad española cierra la brecha digital

  • Tecnología Digital

La sociedad española cierra la brecha digital

Por primera vez, más de la mitad de los españoles de entre 16 y 74 años adquirió algún artículo a través de Internet durante 2016
Por primera vez, más de la mitad de los españoles de entre 16 y 74 años adquirió algún artículo a través de Internet durante 2016

¿Quién puede vivir sin Internet hoy en día? Bajo esta pregunta la Fundación Telefónica presentó el pasado 24 de febrero la 17ª edición del informe “La Sociedad de la Información en España” SiE[16, un volumen que recoge las tendencias en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que marcarán el futuro de la sociedad.

El memorándum reúne todos los procesos y avances que se han ido registrando a lo largo del pasado año. De esta manera, se muestran las tendencias que tendrán un papel fundamental próximamente y el grado de madurez de sus proyectos en la actualidad.

El evento contó con las intervenciones del Secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, José María Lassalle Ruiz, el Presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, el Presidente de la Fundación Telefónica, César Alierta, y el Director General de la Fundación Telefónica, José María Sanz-Magallón.

Entre los datos más destacados que el informe ha dejado tras de sí se revela que la brecha digital se ha cerrado casi por completo en nuestro país. Y es que el 80,6% de la población española se confiesa internauta. O lo que es lo mismo, 27,7 millones de españoles. Entre ellos sobresale la utilización del entorno digital por parte de los jóvenes cuyas edades van desde los 16 hasta los 24 años, con un porcentaje que llega hasta el 98,4%.

En el informe también sobresale un dato sobre los mayores: la enorme utilidad de las tabletas en el fomento del uso de Internet en las personas mayores de 65 años. Un hábito entre este segmento de la población que ha crecido exponencialmente en un año, pasando del 13,2% en 2015 al 42,1% en 2016.

Pero eso no es todo, ya que se podría afirmar que la red de redes forma parte activa a la hora de adquirir bienes y servicios. Así, por primera vez, más de la mitad de los españoles de entre 16 y 74 años, el 50,1%, adquirió algún artículo a través de Internet durante 2016. Es decir, que 17,2 millones de españoles compraron vía web, incrementándose dicha tasa cinco veces más rápido que la de otros países.

Algo que también ha aumentado es el uso de la banda ancha. Pero es que no solo ha crecido, sino que el número de líneas de redes de nueva generación superó en agosto del pasado año a las de ADSL (6,74 millones de FTTH-HTC frente 6,67 millones de ADSL). Un registro que prácticamente certifica el fin del dominio del ADSL en España. ¿El “culpable”? El gran despliegue de la fibra óptica a lo largo y ancho de nuestro país, con más de 4,4 millones de FTTH.

Y es que, según el informe confeccionado por la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete, España ha reeditado por tercer año consecutivo su liderazgo europeo en la expansión de líneas de fibra óptica hasta el hogar. Gracias a ello, nuestro país se ha colocado a la vanguardia en innovación digital y nuevas tecnologías en un tiempo récord, ya que en 2008 ocupaba el puesto decimocuarto.

Por su parte, el teléfono inteligente se ha coronado como el impulsor de la banda ancha móvil, con 39,3 millones de líneas asociadas a este dispositivo, 2,7 millones más que con respecto a 2015. Además, se ha certificado como el aparato preferido por los españoles para acceder a Internet, con un 91,7%, seguido a cierta distancia del ordenador, con un 73,1%.

Por último, la relación entre los ciudadanos y la administración pública también se está viendo afectada por el devenir de las nuevas tecnologías. Cuestión que ha dado lugar a que por primera vez más la mitad de los españoles, concretamente el 50,1%, se haya acercado a los organismos públicos vía online. Y sus principales requerimientos fueron la consulta de información, 47,3%, la descarga de formularios oficiales, 36,9%, y el envío de impresos cumplimentados, 32,3%.