Foxtenn, el sistema español que revolucionará el mundo del tenis

  • Nuevas Tecnologías

Foxtenn, el sistema español que revolucionará el mundo del tenis

Aprobada por todos los grandes organismos rectores del tenis internacional, esta novedosa tecnología desplazará al conocido como Ojo de Halcón gracias a una precisión milimétrica.
Aprobada por todos los grandes organismos rectores del tenis internacional, esta novedosa tecnología desplazará al conocido como Ojo de Halcón gracias a una precisión milimétrica.

El tenis se ha caracterizado por ser un deporte pionero en el uso de la tecnología para resolver las jugadas dudosas que se producen en sus encuentros. Así, Wimbledon estrenó en 1980 el primer sistema electrónico, el Cyclops, basado en rayos infrarrojos que medían si las pelotas habían entrado o no dentro de la pista. 26 años más tarde llegó el Ojo de Halcón, una tecnología que utilizando la triangulación de datos y la aritmética recrea la trayectoria más probable de la bola.

Pero sus días de reinado están tocando a su fin. El Ojo de Halcón ya es pasado. Ahora es el tiempo de Foxtenn, un sistema español que “va a ser una revolución espectacular. Tanto en precisión como en contenidos porque la gente va a poder ver por televisión cosas que no se han visto nunca”, declara su creador, Javier Simón.

Este barcelonés, antiguo vicepresidente de Danone Dairy y autor del lanzamiento de Actimel a nivel mundial, entre otros cargos, llevaba años madurando un proyecto que verdaderamente tuviera un alto impacto en la sociedad y en el mundo del deporte. Simón se dio cuenta de que “la tecnología no estaba a la altura de cómo avanzan los profesionales y el, cada vez mayor, nivel de exigencia de los arbitrajes”.

Por este motivo se ha pasado los últimos cinco años preparando “una tecnología que fuera superexigente y precisa para facilitar el arbitraje y que, al mismo tiempo, fuera capaz de dar información que mejorará el desarrollo de los deportistas”.

Avalado por todas las grandes instituciones

El sistema ya se ha estrenado públicamente. Su puesta de largo ha sido en España. Y más concretamente en el ITF Futures que la Federación Catalana de Tenis organizó en Cornellá el pasado mes de febrero. Un torneo que pasará a la historia por haber albergado la primera prueba oficial de la tecnología más avanzada en el mundo del tenis.

Foxtenn no se quedará ahí y próximamente se podrá ver otras muchas competiciones, ya que ha sido avalado por la Federación Internacional de Tenis (ITF), la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), la Asociación Femenina de Tenis (WTA) y los cuatro Grand Slam. O lo que es lo mismo, todos los grandes organismos rectores del tenis internacional.

Además, se trata del único sistema que ha sido aprobado en los últimos 12 años. Un lapso en el que ninguna empresa había conseguido a nivel mundial ser certificada para ofrecer este tipo de servicios. “Y eso es porque los test son extremadamente duros”, indica Javier Simón, para quien, en total, han sido dos años y medio de calificaciones en las que ha tenido que hacer frente a todo tipo de pruebas de alta precisión.

La búsqueda del bote real

Pero… ¿qué le hace tan infalible? Pues como bien explica su CEO: “Foxtenn se basa en el momento de la verdad. En el momento del bote real. Nosotros vemos exactamente la bola cuando bota y lo recogemos exactamente con más de 44 cámaras”. Un número de aparatos que cuadruplica el registro del Ojo de Halcón, con un máximo de diez cámaras en pista.

Cada una de sus 44 cámaras, 22 para los partidos individuales, registra 2.500 fotos por segundo y están flanqueadas por una red de 10 láseres sincronizados de alta definición que hacen que Foxtenn sea capaz de recoger más de 150.000 imágenes cada segundo. Y por si fuera poco, todo está acompañado de servers capaces de generar 12 billones de cálculos por segundo.

Otra de sus ventajas es la posibilidad de contar con cámaras a ras de suelo, en lugar de estar ubicadas en el aire como las del Ojo de Halcón. Un posicionamiento que, además de analizar íntegramente lo que sucede en el campo, observa el punto de contacto de la bola de forma milimétrica.

“Ellos lo tienen que suponer o proyectar pero nosotros lo vemos. Y no en dibujos sino en bote real a cámara superlenta, y calculamos ese momento automáticamente en milímetros para comprobar a qué distancia está de la línea exterior”, agrega Javier. Y es que su sistema es capaz de solucionar problemas y polémicas que hasta el momento parecían imposibles de resolver. “Tanto los láseres como las cámaras y alguna otra tecnología que hay están diseñados por nosotros y con nuestros socios desde el origen”, revela el inventor catalán.

Estadísticas nunca antes soñadas

Gracias a su portentoso diseño, Foxtenn no solo es capaz de actuar como juez de pista sino que también genera una cantidad de datos y estadísticas que le revelan al tenista por qué falla, por qué acierta, qué ángulos usa, qué velocidad de disparo tiene o la precisión por milímetros de sus golpes. “Nos da una serie de pesquisas que incluso la ATP nos ha dicho que es una información de alta confidencialidad porque mejora radicalmente el desarrollo de los jugadores”, afirma Simón.

Debido a esta cualidad, Foxtenn supone un producto de enorme utilidad para las academias de alto rendimiento de todo el mundo. “Va a haber un antes y un después en la gente que utilice este sistema en el perfeccionamiento de sus jugadores”, se atreve a afirmar. Una importante transformación que también se trasladará a las televisiones, ya que Foxtenn ayudará a los comentaristas con un conjunto de características y pormenores totalmente novedosos.

Aunque no se conoce la fecha exacta en la que Foxtenn aterrizará en los principales escenarios del tenis internacional pero, Javier Simón lo tiene claro: “apostar por las buenas tecnologías es lo que realmente va a cambiar el deporte. Lo va a ayudar a ser más justo y, por supuesto, va a hacer que el público y los jugadores sigan disfrutando de él, pero a la vez desarrollándose mejor. Todavía mejor”, concluye.

Saber más

Enlaces